Centro de Investigación y Capacitación en Administración Pública
Innovation Summit 2019

La I Cumbre de Innovación Social redefine el concepto de ‘lo público’

Laboratorio Colaborativo de Innovación Pública de la UCR y Trust of the Americas lideran el encuentro

Escrito por: Gabriela Mayorga López-gabriela.mayorgalopez@ucr.ac.cr

Primera Cumbre de Innovación 2019, Foto: Laura Rodríguez

La democracia es la herramienta mediante la cual podemos convertir la voluntad popular en acción política, señaló Dinorah Cantú-Pedraza para evidenciar que debemos evolucionar un paso más allá de las democracias representativas. Es hora de que los gobiernos cedan su poder y permitan que la ciudadanía tome participación certera en las decisiones que les involucran.

Dinorah fue la primera conferencista de fondo en la “I Cumbre de Innovación Social Innovation Summit 2019” organizada por The Trust for the Americas, entidad afiliada a la Organización de Estados Americanos (OEA), en alianza con el Laboratorio Colaborativo de Innovación Pública (Innovaap-UCR).

En su exposición titulada “Participación ciudadana e innovación”, Cantú hizo un recorrido por la evolución de las prácticas de  innovación social hasta arribar a los resultados concretos alcanzados en algunos de los más de 100 casos y 30 países en los que ella ha participado. Hoy trabaja en el municipio de San Pedro Garza García en México.

En esta [nueva] democracia yo ciudadano estoy a cargo, no va a venir un salvador, hay que asumir la responsabilidad que nos toca, pasar de achacarle la responsabilidad a los líderes políticos, para ser ciudadanos facilitadores”

Dinorah Cantú-Pedraza

Entre sus recomendaciones para lograr las mejores prácticas de innovación pública están: encontrar el problema ciudadano a resolver y nunca apostar primero por las soluciones; la consulta debe ser abierta a muchos; el diseño de las soluciones debe ser un trabajo de pocos en procesos de cargas intensas; las soluciones deben ser validadas por muchos y la implementación debe suponer que quien toma la decisión final habrá cedido parte de sus competencias a la misma ciudadanía.


Dinorah Cantú en su charla durante el Innovation Summit el pasado 7 de mayo, 2019.  Foto: Laura Rodríguez Rodríguez.

Advierte que la ruta de la innovación pública (sin receta) está descrita, luego de casi una década de intentos en los que los procesos de participación ciudadana planteados hasta entonces no dieron los resultados deseados. 

El cambio en la forma de abordar los temas públicos

De ejes temáticos a problemas

De síntomas a causas

De supuestos a personas afectadas

De teoría a datos y evidencia

En esa nueva concepción de trabajo sobre lo público, lo que llamamos “el sector público” debe eliminarse, pues ahora se avanza hacia algo mayor que es “lo público”, un ámbito cuya tarea le toca a todos los sectores.

LEA TAMBIÉN: La conducta disruptiva llegó al sector público

De esta forma, ella propone que empecemos a imaginar el camino que viene y darle respuesta a lo que el filósofo portugués Boaventura de Sousa planteó al señalar que hoy no podemos imaginar un capitalismo sin fin –por ser este modelo insostenible– pero que aún no podemos imaginar el fin del capitalismo.

Las actividades de la “I Cumbre de Innovación Social” se realizan en el auditorio del CICAP-UCR del 6 al 8 de mayo del 2019 e incluyen conferencias de fondo, charlas y talleres donde participan personas de Jamaica, México, Colombia entre otros.

El tema de la innovación pública, social y abierta se posiciona, según los organizadores del evento, como la vía de respuesta a las demandas de la ciudadanía, para Trust for the Americas la llamada cuarta revolución industrial obliga a realizar procesos de co-creación y su objetivo es apoyar procesos que logren democratizar la innovación.

En la inauguración de este “Innovation Summit 2019“, quedó en evidencia que se trata de una temática que está moviendo voluntades e inversiones. En su ponencia William Ernest, quien es representante del BID-Lab laboratorio de innovación del Banco Interamericano del Desarrollo (BID), explicó que el músculo financiero de esta organización está apostando por procesos de innovación para la inclusión, como una respuesta a la enorme herencia de desigualdad que deja el actual sistema.

En la experiencia de Santiago Amador, Coordinador del Laboratorio de Innovación en Servicios Públicos en la Alcaldía Mayor de Bogotá, la innovación pública es sinónimo de impacto en lo público y apuesta por una conceptualización que llama “innovación orgánica”, una que comprende que los procesos de transformación en lo público no se asumen de forma acelerada.

“La innovación no es tecnología, incluso nos devolvimos al papel para hablar de innovación orgánica una que se construye más lentamente pero de forma más sustentada dentro de las organizaciones”, expresó Santiago Amador, Coordinador del Laboratorio de Innovación en Servicios Públicos en la Alcaldía Mayor de Bogotá.

Los talleres abordaron temáticas como: ciudades inteligentes, innovación social rentable, impacto social y sostenible, transferencia tecnológica entre universidades y empresas, gobierno abierto y participación ciudadana, datos para la toma de decisiones y economía creativa. Los mismos se realizaron en la “I cumbre de innovación social”, realizada  el 7 y 8 de mayo, 2019.   Foto: Laura Rodríguez Rodríguez

En la actividad, además, se abordaron los procesos educativos que deben atender a las nuevas realidades. Según datos presentados, el 52 % de los puestos actuales de trabajo que ofrece el país podrán ser automatizados en el futuro, muchos de ellos los que se relacionan con temas de servicio al cliente. ¿Cómo educar ante esa nueva realidad?

En la experiencia de Mauricio Viales representante de United Word College Foundation, la formación en la diversidad es parte de las claves. Las experiencias interculturales, el contacto con los problemas globales, la comprensión de la unidad en la diversidad social y económica, generan en los jóvenes habilidades y capacidades urgentes, que el actual sistema educativo no ofrece. Por el contrario, advierte Viales, la separación social entre los estudiantes de colegios públicos y privados en Costa Rica esta minando la posibilidad de convivencia entre todas las partes.

Por su parte, Marianela Cortés de la Unidad de Gestión y Transferencia del Conocimiento para la Innovación de la Universidad de Costa Rica (Proinnova-UCR) expuso cómo desde la Universidad se actúa en dos vías: formando innovadores y generando posibilidades de innovación. Para lo anterior, un extenso listado de proyectos acompañan los procesos de innovación social y pública que ya se están generando en el país.

Procesos puntuales como el realizado con el Ministerio de Educación Pública con el proyecto “Póngale Vida” un modelo educativo que impacta comedores estudiantiles y cambia el régimen de nutrición del país, lo que atiende el hecho de que Costa Rica en menos de 60 años pasó de tener una desnutrición superior al 50 % a un índice de obesidad del 34 %.

Esta I Cumbre de Innovación Social fue organizada por la organización Trust for the Americas, y liderada por los estudiantes y funcionarios que conforman el Laboratorio de Innovación en Administración Pública (Innovaap-UCR).

Innovaap-UCR ha trabajado con 15 gobiernos locales para implementar laboratorios de innovación en cada una de esas comunidades entre otros procesos.