Centro de Investigación y Capacitación en Administración Pública
¿Cómo se clasifican los recursos que ingresan a las municipalidades?

En las municipalidades de Costa Rica, los ingresos que estas reciben de las personas usuarias y contribuyentes son clasificados como ingresos corrientes, ingresos de capital e ingresos de financiamiento. Este texto se concentrará en los ingresos corrientes.

Los ingresos corrientes, según las normas y criterios operativos para la utilización de los clasificadores presupuestarios del sector público del 2018, se originan en las transacciones que realizan las entidades del sector público destinadas a incrementar el patrimonio neto y son la fuente ordinaria de recursos presupuestarios.

Los ingresos de capital y de financiamiento son considerados como una fuente extraordinaria de recursos y serán analizados posteriormente.

El ingreso corriente se compone de los ingresos tributarios, no tributarios y las transferencias corrientes, los cuales se definirán a continuación.

Clasificación de los Ingresos Corrientes

Fuente: Elaboración propia con base en las Normas y criterios operativos para la utilización de los clasificadores presupuestarios del sector público, del Ministerio de Hacienda, 2018.

Ingresos Tributarios

Los ingresos tributarios se entienden como

“…  los ingresos que resultan de la potestad que tiene el Estado de establecer gravámenes que constituyen un pago obligatorio de tributos con fines públicos, sin que exista una contraprestación en bienes y servicios, directa, divisible y cuantificable para cada contribuyente”.

(Ministerio de Hacienda, 2018).

Por otra parte, los ingresos tributarios se componen del impuesto a los ingresos y utilidades, impuesto sobre comercio exterior y transacciones internacionales, impuesto sobre la propiedad e impuesto sobre bienes y servicios.

Ingresos No Tributarios

Los ingresos no tributarios son

“Ingresos que percibe el Estado y sus instituciones, provenientes de la prestación de servicios, venta de bienes, concesión de licencias y permisos, rentas derivadas de la actividad empresarial pública y de su propio patrimonio; que no constituyen una fuente de ingresos impositivos”

(Ministerio de Hacienda, 2018).

Los ingresos no tributarios se componen de los siguientes ingresos: venta de bienes y servicios, ingresos de la propiedad, derechos administrativos, remates, confiscaciones, intereses moratorios y las multas.

Transferencias Corrientes

Las transferencias corrientes son los ingresos recibidos de personas, entes y órganos del sector público, privado y externo para financiar gastos corrientes con el fin de satisfacer necesidades públicas de diversa índole, sin que medie una contraprestación de bienes, servicios o derechos a favor de quien traslada los recursos.

(Ministerio de Hacienda, 2018).

Asimismo, se encuentran clasificadas en las transferencias que provienen del Sector Público, Sector Privado y Sector Externo.

Las transferencias corrientes se componen de las transferencias autorizadas por leyes específicas, las voluntarias, donaciones, subsidios o subvenciones.

Al existir esta división de los ingresos corrientes, constituye el insumo principal para el proceso de presupuestación de los gobiernos locales para los ejercicios anuales de inversión que realizan en cada uno de los cantones.

Además, brindan información jurídica y administrativa, que permite tener cifras históricas sobre el comportamiento que ha tenido cada uno de los ingresos en su recaudación, con el fin de realizar los ajustes necesarios para mejorar en el caso que se presenten cambios a la baja o por el contrario para mantenerse o mejorar en los tipos de ingresos que lo permitan.

Autores: Cristiam Barquero Gamboa, Coordinador a.i del Programa de Desarrollo Municipal, CICAP y María Gabriela Mata Brenes, estudiante de Administración Pública, UCR.