Rendición de cuentas: Etapas y herramientas

Rendición900x394-01

Uno de los deberes de las instituciones públicas es la rendición de cuentas. Esta permite generar una relación bidireccional entre estas instituciones y la ciudadanía, mediante mecanismos que permiten la transparencia en la administración pública. Cada país cuenta con sus propios métodos y estándares de regulación para la rendición de cuentas de sus instituciones públicas, en el artículo de hoy se compartirán algunas perspectivas sobre del tema para identificar buenas prácticas y herramientas.

Según la Guía referencial para el ejercicio de rendición de cuentas (Ecuador,2011), la rendición de cuentas es un proceso participativo, periódico, claro, con información precisa y veraz, expresada de manera clara y simple, que se realiza al menos una vez al año. Esta involucra a autoridades de dichas instituciones (o sus representantes), que estén obligados a someterse a la evaluación de la ciudadanía con base a su gestión.

Algunos de los aspectos fundamentales que deben tratarse en la misma son:

  • Cumplimiento de herramientas de planificación.
  • Planes de trabajo (en caso de autoridades electas).
  • Ejecución de presupuesto.
  • Presupuesto participativo.
  • Contratación de obras y servicios.
  • Cumplimiento de recomendaciones y pronunciamientos de la Función de Transparencia y Control Social, así como, de la Procuraduría General del Estado.
  • Compromisos asumidos con la comunidad.

La rendición de cuentas es un proceso complejo que requiere de una serie de tareas realizadas de manera sistemática para ser elaborado de manera eficiente. Dentro de este proceso se pueden distinguir cuatro momentos, el primero es el de organización, durante el cual se organiza y consolida la información acerca de la gestión de la institución. Además se organizan espacios participativos y se capacita a los ciudadanos para la evaluación de la información.

El segundo momento es el de la difusión de la información, en este se realiza la convocatoria para la socialización de dicha información, se facilitan los datos respectivos a la gestión y  se crean espacios de difusión, análisis y discusión. El momento siguiente es el de la instalación de asambleas ciudadanas, o cualquier otro formato de consulta, en el que se busca involucrar a la ciudadanía en el proceso de análisis y retroalimentación de la gestión pública.

El cuarto y último momento de la rendición de cuentas es precisamente la retroalimentación y el seguimiento. En este se analiza la retroalimentación recibida y se establecen sistemas de monitoreo y responsables para el seguimiento de dicha retroalimentación en la práctica de la gestión. (Transparencia, rendición de cuentas y legitimidad. 2011)

En lo respectivo a las herramientas para llevar a cabo este proceso. Alnoor Ebrahim profesor de la facultad de negocios de la Universidad Harvard propone cuatro categorías para agruparlas:

  • Información como mecanismo de rendición de cuentas: la información veraz y el acceso a la misma es la herramienta fundamental para una correcta rendición de cuentas. Se contemplan varios medios tanto digitales como analógicos para la difusión de la misma.
  • Evaluaciones y mediciones de desempeño: tanto internas como externas, las evaluaciones de desempeño son una herramienta importante para la rendición de cuentas, esto en tanto se realizan con base a las metas y objetivos de la gestión. Estas evaluaciones tienen una doble función, regulan de los procesos pre rendición de cuentas y son un método de recolección de información para el momento del informe final. Existen varias pruebas estandarizadas para la medición del desempeño, posteriormente se recomendarán algunas.
  • Autorregulación: las herramientas de autorregulación se basan en la capacidad de autocrítica como método positivo para reconocer las oportunidades de mejora. Dentro de la organización se diseña a manera de código o práctica que regule los procedimientos, responsabilidades y la medida en que estas se cumplen. Generalmente la autorregulación se mide con base a las políticas propias de cada organización.
  • Mecanismos participativos o consultivos: facilitar espacios para consulta y sugerencias sobre los distintos aspectos de la gestión, facilitan el proceso de rendición de cuentas, al mismo tiempo que enriquecen el proceso de la gestión. Dentro de estas herramientas se pueden encontrar las asambleas, consultas públicas, cabildos abiertos, entre otros mecanismos apoyados en las nuevas tecnologías digitales.

Si desea ahondar en los aspectos específicos, tanto jurídicos como prácticos de la rendición de cuentas en Costa Rica, puede consultar el siguiente enlace.

También podrá consultar acerca de la información como herramienta para la rendición de cuentas en aquí.

Para consultas acerca de herramientas de autorregulación, se le invita a consultar el Manual generado por HelpArgentina, organización que desarrolló una herramienta para el autodiagnóstico y fortalecimiento institucional.