Centro de Investigación y Capacitación en Administración Pública
Los desafíos para la Gestión del Talento Humano (GTH)

*Por Maureen Vizcaíno

En el ambiente competitivo y cambiante de nuestra era, el desarrollo del talento humano tiene un valor primordial como parte de la estrategia organizacional.Talento200x142-01

Estamos en tiempos de cambio para las empresas; cambios acelerados, cambios intensos y constantes que han enfrentado a la organización actual a varios retos: ¿Cómo preparar a las personas, cómo desarrollarlas, cómo retenerlas?

Día a día los empresarios se ven enfrentados a solucionar la creciente fuga de personal capacitado, ya sea a otros países o a la competencia más cercana. Hoy el colaborador deja de ser un “recurso” para pasar a ser un “capital”, con un valor que se ve reflejado en los diferentes nombres para asignar a los procesos tradicionales de Recursos Humanos. Se habla de la Gestión de Personas, de Capital Humano, de Gestión de Socios, de Gestión del Talento, etc.

A pesar de los diferentes enfoques y nominaciones, se hace evidente que estamos ante un proceso dinámico, sistémico y de alto impacto donde la esencia es: la persona.

El desarrollo de la persona dentro del contexto organizacional pasa a tener un protagonismo clave, donde es considerado como un “ser humano”, con personalidad propia, con características únicas. El propio protagonista demanda mayor impulso de su talento.

Ante este este panorama, se hace necesario el desarrollo de planes de carrera y confecciones de planes de sucesión; procesos que sean centrados en la ética, con activa participación y compromiso de ambos, empleador y empleado.

Esta evolución y cambio del colaborador se dará siempre y cuando este se sienta vinculado a las oportunidades de mayor liderazgo, tenga flexibilidad en su área de trabajo, perciba un balance entre el trabajo y la vida familiar o personal, y sienta que hay propósito más allá del ingreso económico.

¿Cuál es la respuesta que las organizaciones ofrecen para esta demanda de peticiones por parte del empleado?

Hay estudios que demuestran que los empleadores deben ofrecer un mayor desarrollo profesional con programas de capacitación integral, que no solo se centren en los conocimientos técnicos, sino en el desarrollo del potencial humano.

Brindar a los colaboradores herramientas para potencializar sus habilidades y alcanzar mejores oportunidades a nivel organizacional es parte de los desafíos. Al final, serán ellos quienes llevarán a la organización a mejores puertos en el mundo empresarial.

Los  empleados están interesados en crecer personal y profesionalmente para alcanzar puestos de mayor jerarquía y estrategia. El reto será asignar al personal puestos que ofrezcan la oportunidad de adquirir mayores competencias en el desempeño de las tareas, para que las experiencias laborales generen un ciclo de sentimientos positivos y de éxito. Lo que debe ir acompañado de un liderazgo y supervisión positiva, de modo que el apoyo, la orientación y la libertad se adapten a las características de la persona.

La gestión del talento, fue acuñado por David Watkins de Softscape en 1998, y se refiere al proceso que desarrolla e incorpora nuevos talentos  a la fuerza laboral, y retiene al recurso humano existente. Busca básicamente destacar a aquellas personas con un alto potencial, de tal manera que este desarrollen al máximo estas capacidades dentro de su puesto de trabajo.

En la actualidad las estructuras de las organizaciones están en movimiento y se adaptan a las condiciones cambiantes de los mercados, hay una tendencia cada vez mayor a incluir a las personas en los planes estratégicos. Esto obliga a replantear los perfiles de los puestos de trabajo y a buscar el desarrollo de nuevas capacidades y habilidades para su capital humano, de manera que estén preparados para responder efectivamente a las nuevas exigencias.

Para retener, desarrollar y potenciar el talento de los empleados, no basta con definir un valor monetario para sus salarios, se hace necesario detectar cuáles son sus necesidades y establecer una relación ganar-ganar. De esta manera la empresa contará con un colaborador satisfecho que se siente cuidado e importante para la organización, y es consciente de que tiene el apoyo de empresa para la cual él o ella no es solamente un número que pasa a engrosar la partida de la masa salarial. Es así como el éxito de una organización va a tener sus bases en la preparación y la especialización futura de su equipo de trabajo.

El desarrollo de carrera es una herramienta de gestión empresarial que ha tenido  cada vez mayor auge en las organizaciones, debido a que los colaboradores desean no solamente contar con un trabajo, sino también sentir que tienen una opción más  dentro de la misma, que les ayudará a alcanzar sus metas para realizarse como personas y como profesionales.

Entre los beneficios para la empresa al implementar este tipo de instrumentos como parte de su estrategia se encuentran: contar con talento humano dentro de la organización que pueda asumir puestos de mayor responsabilidad, disminuir la rotación de personal al brindar a los empleados una ruta laboral de crecimiento que aumente su compromiso y productividad, además de la presencia de un sentimiento de valoración del trabajo y deseos de aportar conocimiento por parte del trabajador.

Un ingrediente que no se debe dejar de lado es conocer que la responsabilidad de la retención del talento humano, así como los planes de desarrollo de carrera, es una tarea que se realiza en conjunto, entre la empresa y del colaborador. Para esto se debe generar una cultura en la que cada persona es responsable por su avance en el proceso y posee una fuente de conocimientos e ideas, siendo los colaboradores gestores del negocio, que contribuyen a la construcción de una realidad mejor para la organización.


*Maureen Vizcaíno es Consultora Asociada al CICAP  y cuenta con más de 18 años de experiencia como consultora de empresas, en el área de procesos humanos. Licenciada en Psicología, Máster en Psicología Empresarial y psicoterapeuta con especialidades en Enfoque Centrado en la Persona, Psicoterapia Gestalt y  certificada en Programación Neurolingüística (P.N.L.). Certificada como Coach Internacional y docente universitaria, en Inteligencia emocional, desarrollo del liderazgo y talento humano, creatividad e innovación, gestión del cambio y gestión por Competencias.