Centro de Investigación y Capacitación en Administración Pública
El Presupuesto Base Cero no es adecuado en el sector público.
Banner PBC de Bernal Monge.

Es particularmente llamativo el expediente legislativo número 21.128, presentado por el Diputado Jonathan Prendas, sobre “La Implementación del presupuesto base cero para Programación Estratégica con base en Resultados”, dado que durante la década de 1970 se trató de implementar el presupuesto base cero y esta estrategia no dio buenos resultados por diversas razones.

El proyecto presentado propone que,

“Esta metodología obligaría a que todos los programas y gastos se evalúen año con año, identificando paquetes de decisión y clasificándolos según su orden de importancia mediante un análisis de costo-beneficio, para fijar metas y objetivos alcanzables y enfocar los recursos para lograrlos. Una vez ejecutado el dinero, se evalúa no sólo la cantidad del gasto sino también su calidad y su aporte para la consecución de resultados y esto se convierte en un insumo para decidir la asignación financiera del año siguiente.”

Proyecto de ley, EXPEDIENTE N.º 21.128.

Un sistema de presupuesto o una metodología como es el base cero no se establece por Ley sino por reglamento, al igual que el presupuesto por programas en la Ley de Administración Financiera y Presupuestos Públicos.

Para simplificar, el Presupuesto Base Cero es un método que pretende asegurar que todos los gastos sean revisados en un proceso presupuestario; aplicar a  todos los gastos el  análisis de costo – beneficio; y que sólo se aprueben  los gastos con tenga mucha prioridad. 

La técnica de presupuestación en base cero, permite la identificación, evaluación y justificación de cada una de las actividades planteadas, teniendo en cuenta los niveles mínimos de costo, medios y esfuerzo de cada unidad necesarios para realizar actividad.

Lo anterior permite encontrar gastos de programas obsoletos incorporados en los presupuestos por pura repetición y, consecuentemente, proceder a su eliminación, así como de partidas  de gastos menos productivas, que se ponen de manifiesto mediante los procesos de análisis y priorización de actividades, propios del Presupuesto Base Cero.

“De esta forma, cada entidad debería justificar por qué y para qué requiere cada partida y cada importe, en función de su nivel de cumplimiento de metas y de la eficiencia y pertinencia de su ejecución, dando la oportunidad a los decisores de eliminar todo aquel recurso que no tenga sustento. Así las cosas, las instituciones presentarían presupuestos acordes con las verdaderas necesidades del país y se aseguraría que los recursos se asignen y se gasten de una forma eficiente, incentivando de forma conjunta el bienestar tanto de las finanzas del Estado como de todos los ciudadanos.”

Proyecto de ley, EXPEDIENTE N.º 21.128.

¿Por qué no es adecuado El presupuesto base Cero para el sector público?

Al sistema de presupuestación en base cero le son atribuidas ciertas deficiencias como consecuencia de experiencias pasadas, entre las que cabe destacar las siguientes:

  • La dificultad de implementarlo, puesto que su plano teórico es excelente, mientras que su realización empírica requiere de un desarrollo más profundo para poder llegar a establecerlo como instrumento de uso en los presupuestos generales de cualquier estado.
  • En su elaboración se necesita gran cantidad de tiempo y de papeleo, lo que supone un alto costo derivado de los procesos de análisis, priorización, clasificación,  que caracterizan a esta técnica presupuestaria.
  • Supone una importante limitación con respecto otros procedimientos presupuestarios, debido al gran número de órganos implicados en su elaboración, tales como Ministerio de  Hacienda, Oficinas de presupuesto y  unidades ejecutoras o centros gestores, además del consumo de una gran cantidad de tiempo, esfuerzo y trámites.

Es importante indicar que países como Perú, Ecuador y Guatemala, que han avanzado mucho en la implementación del Presupuesto por Resultados, no han evidenciado cambios sustanciales de mejoría en su situación económica y social, y presentan altos niveles de pobreza.

Cabe señalar que el Presupuesto por Resultados es una herramienta que puede ayudar a planificar a mediano plazo el potencial los Planes Estratégicos que se complementan con los presupuestos plurianuales y además, permite que se identifique de manera adecuada los grupos de interés, es decir, poblaciones a quienes se deben brindar los bienes y servicios.

Utiliza también la Planificación Táctica operativa, portafolio de proyectos y actividades y la adecuada vinculación del plan y el presupuesto. Es importante indicar que el Presupuesto por Resultados es una metodología y no un sistema, que se aplica dentro del sistema de presupuesto por programas.

En un seminario que participe en Guatemala sobre evaluación presupuestaria se indicó:

“Que la técnica de Presupuesto por Programas es una técnica que tiene vigencia en tanto el presupuesto es un instrumento de cumplimiento de objetivos y metas para expresar los productos que satisfacen las necesidades de la sociedad y la llamada técnica del “Presupuesto por Resultados  es una denominación sintética que no manifiesta la integralidad del proceso presupuestario”   ya que para llegar a los resultados, se deben utilizar técnicas y procesos ya perfectamente tipificados y desarrollados teórica y prácticamente en la técnicas del Presupuesto por Programas.

Bernal Monge Pacheco.

Es conveniente aplicar elementos del presupuesto por programas enfocado a resultados considerando que Presupuesto por Resultados tiene como propósito del cambio: Fortalecer la eficacia y equidad del gasto público, para contribuir a la mejora del desempeño del estado respecto al bienestar de la población, en particular, de los pobres y excluidos.

Se trata por tanto de mejorar el desempeño del estado en las áreas que mayor incidencia tengan en el bienestar de la población.