Centro de Investigación y Capacitación en Administración Pública
¿Cómo superar los malos hábitos?

habitos600x394-01En otros artículos hemos hablado de como ser más productivos mediante la correcta gestión del tiempo. Sin embargo, puede que ser desorganizado sea un comportamiento al que se está muy habituado, y para corregirlo se necesita de un poco de ayuda extra.

Hoy queremos hablarles sobre una forma sencilla para superar los malos hábitos. Según una investigación del doctor Judson Brewer, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Massachussets, el refuerzo de  comportamientos no deseados no se debe a otra cosa más que a la falta de atención y a rutinas de comportamiento como respuesta a los refuerzos positivos y negativos.

Un ejemplo de lo anterior es querer evadir una responsabilidad mediante la realización de una tarea más satisfactoria. La tarea se quiere evadir porque produce estrés o se asocia con cualquier otro sentimiento desagradable, y se reemplaza con cualquier otra actividad más gratificante. De esta manera, el cerebro asocia que al momento de afrontar una experiencia negativa, se puede reemplazar por un estímulo positivo.

Brewer explica que es difícil corregir un hábito. El córtex prefrontal es el encargado de la atención y razonar sobre lo que se está haciendo y que al exponerse a una situación negativa, la persona se estresa y esta parte del cerebro deja de funcionar, por lo que se recae en el mal hábito.

Entonces, ¿cómo cambiar un mal hábito?, es muy sencillo, lo que se debe hacer es prestar atención para darse cuenta de lo que se está haciendo y visualizar el resultado de esa acción al ejecutar el mal hábito, hecho esto, se habrá concientizado.

En resumen, se pueden identificar tres etapas en este proceso:

  • Prestar atención
  • Visualizar resultados
  • Concientizar

Brewer afirma que “No se trata de acabar con el refuerzo positivo, sino de convertirlo en negativo”, en este sentido, al visualizar los resultados de la acción, se podrá apreciar que no se obtendrá un beneficio, sino todo lo contrario. Por lo que se reemplazará el pensamiento de satisfacción por uno negativo a la hora de realizar el hábito.

Por ejemplo, una persona que en situaciones de estrés tome como escape comer en grandes cantidades, podría llegar a la conclusión de que con ello solo logrará un malestar estomacal acompañado del estrés inicial y remordimiento por haber comido tanto.

Estos malos hábitos también pueden ser comerse las uñas, fumar, revisar constantemente el celular o cualquier otra cosa que la misma persona pueda llegar a determinar que es un mal hábito.

Esta propuesta es muy simple y tiene que ver con la libertad de decisión de las personas y su capacidad para tomar el control. Está en cada quién seguir reforzando esos malos hábitos o hacer algo al respecto para eliminarlos.

En cuanto a efectividad, la investigación de Brewer ha demostrado que este método es el doble de efectivo que las típicas terapias para dejar de beber o fumar. ¿Qué espera para eliminar los malos hábitos de su vida?