¡A comenzar! Un recorrido por las habilidades blandas para el desarrollo profesional

A COMENZAR

Constantemente comenzamos, es una acción propia de la vida humana; comenzamos un año nuevo, comenzamos relaciones, trabajos, estudios, experiencias y mucho más. Cada comienzo suele estar acompañado por las más diversas emociones, muchas veces ilusión, otras tantas miedo, pasando por diferentes pensamientos y sensaciones.

Hoy en el CICAP queremos comenzar con ustedes un recorrido, que también estará lleno de todas estas características. Comenzaremos con un espacio que nos pondrá de frente a las múltiples emociones que los seres humanos experimentamos a lo largo de nuestro desarrollo.

Este camino que queremos proponerles tiene como centro el fortalecimiento de capacidades para el desarrollo personal y profesional.  Esta iniciativa forma parte de nuestros esfuerzos por promover una educación continua en los profesionales que dirigen y forman parte de las instituciones públicas y privadas que contribuyen al desarrollo de nuestro país. En este espacio encontrarán una herramienta más para su formación, y una ventana para la generación constante de preguntas.

Tradicionalmente, a lo largo de nuestra formación trabajamos más en el fortalecimiento de “habilidades duras”; es decir, todos aquellos conocimientos y técnicas vinculadas a la ejecución de una profesión u oficio. Este trabajo está asociado a un aprendizaje teórico y práctico que encontramos en los libros, en las aulas, mediante tutoriales o a través de expertos; áreas en las que CICAP se ha comprometido desde sus inicios, ofreciendo capacitaciones y asesorías, y elaborando proyectos de distinta índole. En esta ocasión queremos más bien enfocarnos en el desarrollo de todas aquellas competencias que son inherentes al ser humano, en las llamadas habilidades blandas.

Estas habilidades, comenzaron a resonar como un punto de interés a inicios de los años 70s, cuando algunos países iniciaron su transición de un modelo organizacional centrado en las competencias técnicas hacia la valorización del capital humano. Sin dejar de lado el enfoque en la productividad, nuevas teorías comenzaron a poner su atención en el ambiente laboral y por tanto en las relaciones humanas y en el desarrollo del personal.

De esta forma, aparecen nuevos paradigmas de investigación que impactan el ámbito educativo, y se crea toda una nueva esfera, donde el desarrollo de habilidades individuales es central para mejorar la calidad de vida de las personas y el rendimiento de las organizaciones.

Trabajar la comunicación, el manejo del estrés, la toma de decisiones, la creatividad, la asertividad, el trabajo bajo presión, la resiliencia, el trabajo en equipo, el manejo de las emociones y muchas otras habilidades más, abre un camino extenso hacia la realización personal. Estas habilidades, sumadas a la formación profesional y a la experiencia, ofrecen al trabajador un beneficio adicional en su actividad laboral, y le ayudan a crear puentes en otras áreas de su vida.

Esperamos que nos acompañen en este recorrido, cada semana estaremos conversando sobre diferentes habilidades blandas y otros temas vinculados, les haremos propuestas sobre cómo desarrollarlos desde su vida cotidiana, y cómo ir evaluando ese crecimiento en la práctica. Les invitamos a que este sea un blog de diálogo y enriquecimiento mutuo, a compartir sus propias experiencias y a ser también multiplicadores del desarrollo humano compartiendo todo lo que aquí abordemos.

¡Feliz comienzo!